Erizos de Mar: Un bocado para deleitarse

Erizos de Mar: Un bocado para deleitarse

Los equinoideos (Echinoidea), comúnmente conocidos como erizos de mar, son una clase de filo equinodermos que se alimenta de algas, plancton, caracoles y mejillones. Tienen una forma globosa, carecen de brazos y tienen un esqueleto externo, cubierto solo por la epidermis, constituido por numerosas placas calcáreas unidas entre sí rígidamente formando un caparazón, en las que se articulan las púas móviles.

Las primeras especies aparecieron hace más de 400 millones de años y su consumo empezó en el neolítico. Los griegos, siempre exquisitos, ya los tomaban como aperitivo y el filósofo Aristóteles escribió, hace más de 2.000 años y así es cómo surge la obsesión por esta exquisitez.

 

 

Poseen un sabor de complicada definición, entre dulce y salado, difícil de definir y que no se encuentra en otro producto del mar. Por si fuera poco, cada yema es diferente en cada erizo y también se caracteriza por tener una textura muy peculiar.

Ya sean crudos, cocidos, escaldados en salsas o reducciones, los erizos de mar han llegado para quedarse en el deleite de muchos comensales y que cada vez ganan más adeptos. ¿Eres tú uno de ellos?